FINANCIACIÓN DE LA CATEDRAL DE SEGOVIA

IMG_3615Desde el año 2000 para visitar la Catedral de Segovia se solicita una entrada-donativo que ha ido evolucionando hasta la actualidad: 3 euros catedral, museo y claustro a partir de 14 años, y 2 euros para jubilados y grupos superiores a 20 personas.

Esta medida, que fue tomada en gran medida para la conservación y adaptación del templo catedral, no siempre ha sido entendida por parte de algunos visitantes, que han remitido sus quejas a trabajadores y responsables.

La controversia, también se ha mantenido y repetido cuando en otros monumentos de la Iglesia en España, se ha aprobado una entrada para turistas en un horario determinado, como en la Catedral-Mezquita de Córdoba, o los últimos casos de la Catedral de Oviedo y la Catedral Nueva de Salamanca.

Los cabildos catedrales, como administradores de los templos, son los responsables de este tipo de decisiones. En concreto, desde el Cabildo de la Catedral de Nuestra Señora de La Asunción de Segovia, la justificación para iniciar el cobro de entrada radicó especialmente por la necesidad de auto-gestión, y por la conservación y adaptación del patrimonio, siempre teniendo en cuenta el respeto al desarrollo del culto diario y la facilidad de acceso para turistas y visitantes a este monumento lleno de fe e historia.

La conservación del patrimonio y de la propia estructura de la Catedral de Segovia ha sido siempre un objetivo primordial del pueblo de Segovia y de todas las instituciones. Respecto a estas últimas, administración provincial, regional y nacional, su colaboración ha sido y es fundamental en cuanto a financiación y soporte cultural.

Ya en 1980, el Estado inició un plan ambicioso para salvar 90 catedrales a nivel estatal, entre ellas la Catedral de Segovia, con el fin de minimizar el deterioro causado por la acción de casi cinco siglos de historia, factores ambientales y contaminantes y  su adaptación al creciente interés turístico que despertaba.

El Plan Nacional de las Catedrales, 20 años después, no había alcanzado todos los objetivos propuestos. La Catedral de Segovia –Monumento Nacional, Bien de Interés Cultural- ha recibido un total de 2.433.243,93€, cantidad sensiblemente inferior a lo pronosticado, según los análisis críticos del propio plan, causado por la falta de coordinación, financiación y respuesta entre las administraciones públicas y el propio cabildo.

Por lo tanto, en los últimos años, los planes de restauración han supuesto tan solo una reforma superficial al deterioro de la Catedral segoviana y del resto de catedrales. En este sentido, la actuación del Cabildo segoviano, responsable del mantenimiento ordinario del templo, al margen de las ayudas recibidas por la Iglesia Católica en la “X” de la declaración de la renta, intenta conseguir una financiación propia a través de vías como el pago de una entrada por parte del visitante que, sin duda, supone una importante aportación para la Catedral.

Estas entradas reportaron durante el año 2014 una cantidad de 701.412€, gracias a las 251.245 personas que accedieron al templo, cifras que al igual que museos o bibliotecas, están exentas del pago de IVA al ser considerada actividad de interés cultural. Al total de ganancias por el cobro de entradas se suman otros donativos, que ascendieron los ingresos en 2014 a 841.707,63€, cantidad insuficiente para hacer frente a los gastos de mantenimiento y restauración iniciados por el Cabildo en los últimos años. Al margen, una parte de estos donativos se destinan a organizaciones y fundaciones como Cáritas, Manos Unidas o Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Entre los gastos a afrontar destacan los destinados al pago del personal, que supusieron 174.365,77€ y el 20,71% del total ingresado en 2014. En reparaciones y conservación, se dedicó el 79,05%, 665.414,67€. Otras dotaciones, no menos importantes y básicas, son las partidas a pagar suministros de energía, 20.564,06€, o los 16.856,28€ que se invirtieron en la mejora de la seguridad y de las numerosas obras y bienes artísticos repartidos a lo largo de 7.400 metros cuadrados de superficie.

En conjunto, el 2014 fue un año en el que los gastos totales superaron a los ingresos totales en 292.532,26€, un déficit que da una visión del escaso margen de los responsables del Cabildo respecto a los ingresos recibidos por donaciones, colectas, cepillos y entradas vendidas, aun cuando estas últimas tuvieron un incremento del 7,5% gracias al ligero aumento del turismo del que la ciudad de Segovia se benefició durante el pasado año.

Los proyectos de restauración se llevaron casi el 80% de todos los ingresos del 2014. Uno de los más importantes es el que se realiza en las cubiertas de la Catedral, obra imprescindible cuya inversión total supone 1,3 millones, financiados al 50% por Cabildo y 50% por la Consejería de Cultura y Turismo de Castilla y León, dentro del programa “uno x uno” de la administración regional.

En marcha desde 2009 se desarrolla la restauración de 157 vidrieras, algunas perdidas y otras deterioradas por los siglos, en las que trabaja el prestigioso vitralista segoviano Carlos Muñoz de Pablos para recuperar su antiguo esplendor, con un coste estimado en el Plan Director de 1.460.000€, financiados al 100% por el Cabildo.

Otra fase de adaptación y renovación a corto plazo es el nuevo emplazamiento del Museo Catedral, donde el presupuesto y el inicio de las obras aún no están fijados.

Todos estos proyectos son seguidos y supervisados por el canónigo fabriquero, y antes de aprobar cualquier restauración o decisión de índole económica se debe de contar con la aprobación y control de los canónigos del Cabildo Catedral mediante sesiones capitulares periódicas.

De forma esquemática, la Catedral de Segovia tiene tres vías de financiación, Estado, Junta de Castilla y León e ingresos por las entradas y donativos, medios a veces insuficientes para el constante mantenimiento de la estructura del templo y de los gastos de personal, energía y otros que se generan en su actividad.

Con esta transparencia y divulgación de datos, el Cabildo de la Catedral de Segovia ve necesario que ciudadanos y feligreses conozcan el objetivo de decisiones como el cobro de entrada a la Catedral y, al mismo tiempo, reconocer la inestimable colaboración del denominado “pequeño mecenazgo”, ya que con  la aportación en el pago de la entrada, los visitantes se convierten en auténticos mecenas o patrocinadores en la protección de esta herencia de incalculable riqueza. En este sentido, la participación activa de la sociedad es crucial para garantizar el patrimonio cultural.

Ya en el año 2001 el escritor, Arturo Pérez Reverte, a raíz de una visita privada a la Catedral de Segovia, escribía el artículo titulado 300 pesetas sobre la polémica en torno al patrimonio y el cobro de entradas en lugares de culto.

Sin estos ingresos, muy probablemente, la Catedral sufriría deterioros irreparables que condicionarían su uso religioso y cultural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s