Capillas

La Catedral de Segovia cuenta con un total de 19 capillas distribuidas a lo largo de la Nave del Evangelio -Capilla de la Piedad, Capilla de San Andrés, Capilla de los Santos Cosme y Damián, Capilla de San Gregorio y Capilla de la Concepción-, Nave de la Epístola -Capilla del Santísimo Sacramento, Capilla del Cristo del Consuelo, Capilla de Santiago, Capilla de Santa Bárbara, Capilla del Cristo Yacente, Capilla de San Blas- y la Girola – San Antón, San Andrés, Virgen del Rosario, San Antonio de Padua, San Frutos, San Geroteo, San Ildefonso, San Pedro-.

 

  •  Capillas del lado norte-Nave del Evangelio

Capilla de La Piedad o del Santo Entierro

La obra de la Capilla de la Piedad o del Santo Entierro fue concedida a Juan Rodríguez, canónigo fabriquero de la catedral, en el año 1551. En esta capilla podemos encontrar El Retablo del Santo Entierro, obra de Juan de Juni (1571) y ocho óleos sobre mármol de estilo barroco que representan la Pasión, obra de Juan de Solís y, su hijo, Francisco de Solís, realizadas durante el siglo XVII.

Destaca la reja procedente de la antigua Catedral, que cerraba su Capilla Mayor y fue forjada por fray Francisco de Salamanca en 1506. La coronan un Calvario y a los lados los apóstoles Pedro, Pablo, Santiago y Andrés.

El retablo del Santo Entierro, considerada una obra maestra de la escultura española, fue tallado en madera policromada por Juan de Juni. Las esculturas, de gran realismo, nos muestran a La Virgen y a San Juan, angustiados de dolor, y también a Cristo, sujetado por La Virgen y con su cabeza reposando en Juan de Arimatea. Rodeándolos, aparecen Maria Magdalena y María Salomé. El Tríptico del Descendimiento, a su vez, no merece menor atención. Reflejando a un  Cristo descendido de la cruz y ayudado por José de Arimatea y Nicodemo, esta obra destaca por ser una de las pinturas flamencas de mayor tamaño dentro del S.XVI.

Capilla de San Andrés

Destaca en ella una reja trazada por Francisco Hernández y obra de los hermanos Sánchez. Esta reja, muy similar a la de la Capilla de Santiago, posee el escudo de armas del fundador en la parte superior. Otro elemento destacado dentro de esta capilla es el retablo, obra de Pedro de Brizuela en el 1621. Éste esta compuesto por dos cuerpos, ático y tres calles. Todo es de madera tallada y entre sus figuras se encuentran las de San Pedro, San Pablo, San Lucas y San Juan, entre otros.

 

Capilla de San Cosme y Damián

La Capilla de San Cosme y Damián le fue otorgada a Damián Alonso Berrocal. El retablo fue trazado en 1621 y finalizado en 1631 por el arquitecto Domingo Fernández. Está formado por tres cuerpos dónde reposan las efigies de San Cosme y Damián, un tríptico de la Inmaculada con dichos Santos y una pintura de El Descendimiento de Cristo. La reja fue instalada por Antonio de Elorza en 1738.

 

 

 

Capilla de San Gregorio

La Capilla de San Gregorio fue fundada por Alonso Nieto y su mujer quienes la compraron en 1623. Posee una reja de estilo barroco creada por Antonio de Elorza e instalada en 1716. En ésta se encuentran las armas de los patronos.

El retablo de La Capilla de San Gregorio se atribuye a Vallejo Vivanco y es también de estilo gótico. Está compuesto por tres calles que, a su vez, están divididas por columnas salomónicas. Podemos encontrarnos, además, varios lienzos sobre La Misa de San Gregorio y San Miguel.

 

Capilla de la Concepción

La Capilla de La Concepción fue construida en 1531 y se sitúa junto a la Puerta del Perdón, a los pies de la catedral. En 1645 el cabildo catedralicio la cedió en patronato a Pedro Fernández de Miñano, quien ejercía diversos y relevantes cargos en Andalucía.

Esta capilla es la materialización de la defensa, por parte de la Iglesia Española, del dogma de la Inmaculada. Posee seis lienzos del pintor flamenco Ignacio Ries, seguidor de Zurbarán. Estas pinturas están datadas en el 1653 y entre ellas se encuentran: El árbol de la vida (una de las más destacadas. Propone una  alusión a la brevedad de los placeres terrenales y a la inminencia de la muerte), La Adoración de los Pastores, La Conversión de San Pablo, El Bautismo de Cristo, La Coronación de la Virgen y El rey David.

A su vez, posee un retablo de madera policromada, que preside la capilla. En éste se encuentra la imagen de  María Santísima de la Limpia Concepción, de Antonio de Herrera Barnuevo. Por último, conviene destacar la presencia de una curiosa reja de madera, anterior a 1645.

  • Capillas del lado sur-Nave de la Epístola

Capilla de San Blas

La Capilla de San Blas es la primera dispuesta al lado de la epístola. A través de ésta podemos acceder a la torre. Esta capilla posee uno de los más humildes retablos barrocos de la catedral. Datado en el siglo XVII, su centro está presidido por la escultura de San Blas, santo que da nombre a esta capilla. En el ático, a su vez, encontramos una pintura que alude al don de dicho santo para conceder milagros. La Capilla de San Blas dispone de una rejería plateresca del siglo XVI. Una de las piezas más interesantes de esta capilla.

 

Capilla del Santísimo Cristo Yacente

La capilla del Santísimo Cristo Yacente, también nombrada Capilla del Sepulcro, está dedicada al testimonio de la Pasión de Cristo. El canónigo Cristóbal Bernardo de Quirós la adquirió en 1661. Posee un retablo barroco de mediados del S.XVII. En este, la calle central está presidida por la secuencia de La Pasión de Cristo: Muerte, Descendimiento y Sepultura.

Encontramos también dos pinturas del madrileño Francisco Camilo: La Crucifixión y El Descendimiento, ambas del S.XVII.

A su vez, destaca la imagen del Cristo Yacente, a los pies del altar barroco. Obra de Gregorio Fernández, maestro castellano del S.XVII, confeccionó esta figura agonizante de Jesús entre 1628 y 1631.

El escultor, para añadir realismo a la obra, utilizó técnica de gran dramatismo y patetismoDSC_0018 para los postizos, con la colocación de ojos de cristal, marfil en los dientes, asta de toro en las uñas, resina para las gotas de agua que salen de la llaga del costado o corcho y cuero para los estigmas. La escultura fue donada a la Catedral de Segovia por el Obispo Melchor de Moscoso y Sandoval (1624-1632).

La Capilla del Cristo Yacente se cierra mediante una reja barroca, obra de Antonio Elorza ( S.XVIII).

Capilla de Santa Bárbara

La capilla de Santa Bárbara cumple, a la vez que la función de capilla, la función de parroquia. Cuenta con una pila bautismal gótica procedente de la antigüa catedral y dónde destacan dos elementos: un escudo de Castilla y el emblema de Enrique IV.

El retablo de la capilla de Santa Bárbara, de piedra, es de estilo Neoclásico. Este posee una imagen de la Santa presidiendo el centro y se le atribuye a Pedro de Brizuela (siglo XVII). Por último, la capilla esta cercada por una reja barroca del siglo XVIII, obra del taller de Elorza.

Capilla de Santiago

La Capilla de Santiago fue otorgada por el Cabildo de Segovia a Don Francisco Gutiérrez de Cuéllar. Los restos de este último descansan en dicha capilla. Gutiérrez de Cuéllar fue caballero de la orden de Santiago, Ministro del consejo de Hacienda y Contador Mayor de Felipe II.

La Capilla posee un retablo realizado por Pedro de Bolduque en 1591 que está dedicado al Apóstol Santiago. Consta de un banco; dónde se erige el relieve de El traslado del cuerpo de Santiago y un cuerpo central con una escultura del Apóstol.

Otros relieves y esculturas complementan todo el conjunto del retablo, así cómo La Cruz de la Orden de Santiago y pinturas pertenecientes a Alonso Herrera. Entre los lienzos se encuentran La Vocación de Santiago y El Martirio de Santiago, en el cuerpo principal.

La Capilla de Santiago se cierra por una verja de estilo barroco, creada por Juan de Salamanca en la última década del siglo XVI.

Capilla del Cristo del Consuelo

dsc_0592La Capilla del Cristo del Consuelo da paso al Museo Capitular y al claustro de la catedral. Se compone por un sencillo retablo barroco dónde se puede contemplar la efigie del titular. La imagen procede del colegio de los Jesuitas. Esta escultura, datada en el s.XVII, está realizada con pasta de caña de maíz y papel, y su interior está hueco. Este tipo de obras, únicas en España, tienen su origen en Sudamérica, más concretamente en México, según algunos estudios. Tras la expulsión de la orden jesuita de este país en la segunda mitad del s. XVIII, esta obra fue trasladada hasta la iglesia del antiguo Colegio de Jesuitas de Segovia -actual iglesia del Seminario-. Más tarde, fue instalada en la Catedral. Tras la última restauración realizada en el año 2016, la anterior faldilla con la que se cubría fue retirada para respetar su figura original.

El retablo data del siglo XVII y en su interior encontramos dos sepulcros con sus correspondientes estatuas yacentes. El primero corresponde al sepulcro del primer arzobispo de Sevilla: el segoviano D. Raimundo de Losana. El segundo es el de D. Diego de Covarrubias, representante de la Escuela de Salamanca y obispo de Segovia. Una piedad hecha en piedra, datada del siglo XV, se encuentra sobre la portadita. La capilla se cierra con la reja del coro de la antigua catedral, forjada por Fray Francisco de Salamanca en el año 1508.

Capilla del Sagrario

Esta capilla es, sin duda alguna, un magnifico exponente del barroco castellano de finales del siglo XVII. En ella, podemos diferenciar dos estructuras: la antigua sacristía o capilla del Cristo de la Agonía  y la propiamente dicha Capilla del Sagrario o de los Ayala. La imagen de El Cristo de la Agonía destaca ante  la sencillez arquitectónica de la antigua sacristía de la capilla. Esta imagen, obra del escultor Manuel de Pereira, data del S.XVII y fue donado por la familia del Marqués de Lozoya. El retablo que enmarca dicha escultura nació de las manos de Daniel Zuloaga y fue colocado en 1897. Está inspirado en la cerámica de los Della Robbia. El mobiliario y la verja de la sacristía estaban muy acorde a la corriente estética del momento. El herrero local Ángel Pulido forjó el conjunto reja-mobiliario bajo el diseño del ya nombrado Daniel Zuloaga.

Otro retablo, barroco y también del S.XVII adereza la sacristía, concretamente en frente del ya citado retablo. Posee varios cuadros del santoral y procede de la antigua iglesia de San Nicolás. La capilla de los Ayala o del Sagrario, por su parte, fue pedida por Don Antonio de Ayala y Berganza al cabildo, en 1684. En el encargo constaba la propia capilla para oratorio, panteón y relicario. Fue dirigida por Juan de Ferreras y rematada por Juan de Setien Guemes. El retablo, por su parte, fue obra de Ferreras y Bartolomé del Río. José Benito de Churriguera dió las directrices para lo que sería y es el soberbio retablo que inicia la serie de los denominados churriguerescos. Por último cierran la capilla tres verjas forjadas en Vitoria por Martín de Ciorraga.

  • Capillas de la Girola

Conviene destacar que las capillas que se disponen en torno a la Girola, exceptuando la de San Antón, debieron permanecer desnudas -en lo que a decoración mural se refiere- hasta el siglo XVIII. Esto fue debido a la inexistencia de suficiente potencial económico por parte del cabildo y de los notables.

Capilla de San Pedro

La Capilla de San Pedro fue fundada por Pedro de Segovia, escribano de cámara del rey Enrique IV. Se inauguró en la antigua catedral, concretamente en el año 1740. La gran relevancia de la Capilla fue lo que llevó a su traslado a la actual catedral, junto a los restos del ya citado Pedro de Segovia.

El retablo fue encargado a Pedro de Bolduque en 1585. Las efigies de Cristo atado a la columna y San Pedro presiden el centro del retablo, de un solo cuerpo y blanco. Dicho retablo posee un relieve relativo a la temática “Quo Vadis. En el ático destaca un lienzo con la crucifixión de San Pedro, obra de Cristobal de Velasco(1594-98). Son también de gran relevancia las tallas, con reminiscencias de Miguel Ángel. Éstas nos muestran a Cristo atado a la columna.

Capilla de San Idelfonso

El retablo de la Capilla de San Idelfonso es barroco clasicista y data de fines del siglo XVIII. Es de madera estucada y está acicalado con un autorelieve dónde se nos muestra la escena de la Imposición de la Casulla de San Idelfonso. Ésta escena relata cómo San Idelfonso, defensor de la virginidad de María, fue agradecido por la virgen con una casulla bordada. Escena muy común en el arte español, atribuida, en este caso, a Adeba Pacheco, en el siglo XVIII. La reja que cierra la capilla, así como la decoración mural, son idénticas a la anterior capilla: La de San Pedro.


Capilla de San Geroteo

La Capilla de San Geroteo fue fundada y costeada por el, según tradición, primer obispo de Segovia, Juan José Martínez Escalzo, en 1773.

Conviene destacar que San Geroteo, el titular de la capilla, no aparece en el santoral segoviano hasta el siglo XVII. El culto a este Santo fué muy común en la Segovia de la época barroca.

El retablo, de 1770 es obra de Juan Maurat, conocido por ser el tallista de la caja del órgano. Las efigies del Santo, así como las de San Juan y San Vicente Ferrer, fueron obra de Manuel Adeba Pacheco. El Sagrario se acicala con un lienzo de La Virgen con el Niño.

Por su parte, la lápida del obispo fundador, en mármol puede verse en el pavimento. La reja se asentó en el año 1773, siendo fijada en Elgoibar por Gregorio de Aguirre.

Capilla de San Frutos

Las reliquias de los hermanos San Frutos, San Valentín y Santa Engracia se encontraban, en un primer momento, en una capilla distinta a la actual.

El derrumbe de la anterior capilla trajo consigo esta nueva cuya construcción comenzó en 1715 de la mano de Juan de Sierra.

El Salamantino construiría un retablo de jaspes que nunca se llegó a concluir. El obispo Domingo Valentín Guerra, también trató en vano de comenzar dicha capilla, pero su repentino fallecimiento le impidió proseguir.

Sería en 1747 cuando se comenzaría a crear con éxito la, hasta entonces, no lograda capilla. Los marqueses de Guerra decidieron entonces dedicar al Patrón de la diócesis la capilla central de la girola.

La capilla de San Frutos cuenta con tres retablos , todos obra de Dominguez Martínez. El central posee una talla de la Inmaculada que data del siglo XVIII.

La lápida de consagración de la capilla a la Asunción de Nuestra Señora y a San Frutos, que tuvo lugar en  16 de Julio de 1748, se encuentra en la pared del trasaltar. A los lados de la misma están las lápidas con cornucopias doradas debajo.

Capilla de San Antonio de Padua

Un devoto anónimo donó el retablo que la compone en el año 1782. Éste es muy similar al de San Geroteo (En la Girola).

La sobriedad de algunas partes del retablo se deben al gusto típico de la época: proclive a la depuración de las artes. El centro del retablo está presidido por la efigie del titular, San Antonio de Padua.

Por su parte,los laterales del retablo se componen de imágenes de un santo jesuíta y Santa Teresa, creada de pasta.

El propio devoto que donó dicho retablo también se encargó de gestionar la pintura de sus paredes. Una Inmaculada de Bayeu, destaca entre los diversos lienzos.

Capilla de Nuestra Señora del Rosario

El retablo , de estilo sencillo, enmarca un lienzo de la titular de la capilla: Nuestra Señora del Rosario. Obra de Don Ramón Bayeu, esta pintura data del 1789.

También se suele atribuir al mismo autor los frescos de las paredes, los cuales rompen con la austera simetría que impera en la decoración de las capillas restantes.

En la parte inferior, podemos percibir un grupo de ángeles que, organizados en círculos, exaltan el rosario.

Por su parte, en la parte alta, en los paños que quedan entre la bóveda y la cornisa, aparecen dos escenas marianas. A la derecha vemos la Sagrada Familia con Santa Isabel y San Juanito. En la parte izquierda aparecen Santa Ana y San Joaquín.

La reja que cierra la capilla es de un elegante estilo neoclásico. Fue creada por Alonso Rodríguez en 1795 y está hecha en bronce.

También debemos destacar una lápida de una venerable segoviana, María Quintana, cuyo retrato se puede observar en la pared.

Capilla de San José

Podemos considerar esta capilla cómo la más simple y humilde de la catedral. El plano del retablo de la capilla salió a la luz en el año 1791. En la creación se tomó como modelo el altar mayor, obra muy de moda por aquel entonces.

En la hornacina central podemos observar la efigie del titular: San José, mientras que en el ático se disponen las imágenes de San Juan de la Cruz y Santa Teresa, ambos carmelitas muy ligados a la historia de Segovia.

Aparece también un relieve de San Juan Bautista. Todas las imágenes están compuestas por madera pintada de blanco y se le atribuyen a Manuel Adeba Pacheco.

Capilla de San Antón

La Capilla de San Anton fue otorgada por el cabildo a Antonio Idiáquez Múgica, obispo de Segovia, con destino a panteón familiar. Data del año 1615 y posee un retablo que es obra de José Vallejo Vivanco, retablista destacado y maestro de las obras reales. El retablo se compone de de un banco que se adorna con las armas de los Múgica e Idiáquez; un ático, con dos ventanas góticas que destacan por la luminosidad que otorgan y un cuerpo principal con cuatro columnas salomónicas.

Éstas conforman tres calles. La central está presidida por la imagen del titular, San Antón, obra de Pedro del Valle. Los laterales, a su vez, se encuentran poblados por dos pinturas de Francisco Herranz- relacionadas con los milagros de San Frutos-: La Cuchillada y El harnero con la Hostia consagrada. A la izquierda se puede contemplar uno de los más ostentosos sepulcros de la catedral: El del obispo Idiáquez , datado en el año 1712. Éste fue originado por Pedro Valle y concluido por José Galván.

En la capilla de San Anton destaca también una bella lámpara de plata, obra del orfebre segoviano Bartolomé Moreno (1714). Por último, la capilla se cierra por una reja de Antonio de Elorza, del año 1729.

   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s