EL PRESBITERIO DE LA CAPILLA MAYOR SE RENUEVA

presbiterio

Con un presupuesto de 85.009,04€ la plataforma, el mobiliario, iluminación y megafonía del presbiterio de la Capilla Mayor de la Catedral se renovarán teniendo en cuenta sus características artísticas, arquitectónicas y religiosas.

El presbiterio comenzará un proceso de renovación a partir del martes 20 de diciembre tras un proceso de estudio del Cabildo Catedral sobre el proyecto del arquitecto Antonio José Mas-Guindal Lafarga. Esta intervención única en años tiene como objetivo actuar sobre los elementos que con  provisionalidad se han ido introduciendo desde el Concilio Vaticano II en el altar, la cátedra -móvil-, el ambón, y los asientos de los concelebrantes, todo lo cual ha producido una falta de unidad en el diseño y en la relación de las partes con el entorno histórico.

Las obras, basadas íntegramente en los requerimientos realizados por el Cabildo de la Catedral de Segovia, abordarán un nuevo amueblamiento del presbiterio con un diseño del siglo XXI y “con carácter de cierta reversibilidad si fuera necesario”, según lo recalcado en el proyecto presentado por el estudio de arquitectura. Con un marcado carácter de sobriedad, grandeza y convivencia en el sitio histórico existente, la plataforma, el altar, ambón, cátedra del obispo y sitiales de los celebrantes serán completamente reformados, añadiéndose un crucifijo junto al altar. La empresa constructora que va a llevar a cabo las obras  es Construcciones y Restauraciones Barrionuevo S.L y se prevé que finalicen hacia finales de enero de 2017.

Con el fin de dignificar la liturgia y favorecer la armonía y visibilidad de los ritos, así como una mejor accesibilidad de los celebrantes, la plataforma se amplía y adelanta unos  metros. El material elegido para uniformar el conjunto del presbiterio es el mármol –blanco y gris- y granito, y se conservará íntegramente el dibujo del pavimento actual. Sobre esta nueva plataforma se situará el resto del amueblado, excepto los asientos de los canónigos que estarán en la parte baja.

El nuevo altar, de 95 cm de altura, se va a situar en una pequeña plataforma blanca de un peldaño de altura. Realizado en piedra de mármol blanco con un remate de borde similar a las molduras de Sabatini -existentes en las balaustradas traseras-, el altar, centro de la liturgia, tendrá la rotunda consistencia que requiere.

Otro de los elementos a renovar del nuevo presbiterio es la Cátedra, el sitio presidencial del obispo, que será fijo. El asiento se confecciona en madera, en una pieza continua anatómica soportada por una estructura de mármol de blancura extrema. La luz y la megafonía se incorporarán en una línea de respeto de todo el diseño, siguiendo los rasgos de sobriedad y autoridad de todo el conjunto.

Los sitiales del Cabildo estarán ubicados en forma de  “u” invertida en el presbiterio. Realizados en madera, en una pieza única, están diseñados con respaldo, reposabrazos  y un ancho de asiento de 40 cm cada uno. Respecto a los sitiales para los acólitos se incorporan dos filas adicionales.

La proclamación de la palabra de Dios se hace actualmente desde un atril que será sustituido por el ambón, estructura elevada de mármol blanco de 140 cm y con un peldaño del mismo material para la visibilidad de los lectores. Los leccionarios y el evangelio se apoyarán sobre una chapa de acero. Por último, el crucifijo, de imaginería clásica, se colocará sobre un bastidor ligero junto al altar.

El presupuesto total de esta renovación del presbiterio asciende a los 85.009,04€, financiado totalmente por el Cabildo Catedral. Para el visto bueno de las obras se ha necesitado un proceso de adaptación a la resolución de la ponencia técnica de la Junta de Castilla y León celebrada el día 9 de noviembre de 2016. Desde un primer momento se ha tenido en cuenta el respeto a la estructura del diseño arquitectónico de uno de los maestros de obra de la Catedral de Segovia, Rodrigo Gil de Hontañón -1526- y del presbiterio, donde destaca el retablo mayor de estilo barroco realizado por Francisco de Sabatini en 1775.

Estructura de la Capilla Mayor y del presbiterio

La Capilla Mayor es el espacio reservado al Cabildo y fieles y donde se celebra con solemnidad la liturgia. La estructura del retablo se compone de un banco, un cuerpo central dispuesto con cuatro columnas corintias, así como de un ático donde podemos observar el anagrama de María en una gloria de nubes y ángeles.

La hornacina central la preside la imagen gótica de Nuestra Señora de la Paz, donada, según cuenta la tradición, por el rey Enrique IV a la Catedral. Antonio Vendetti recubrió las vestiduras de dicha imagen en plata en el año 1770.

En los intercolumnios nos encontramos las imágenes de los Santos san Geroteo y san Frutos, patronos de la diócesis de Segovia, y las imágenes de san Valentín y santa Engracia que ocupan el ático del retablo. Las imágenes de estos cuatro santos son obra de Manuel Adeba Pacheco y están realizados en madera estucada de blanco.

En la parte superior, el retablo se cierra con una cruz en la cúspide, dispuesta entre ángulos. El orfebre Damián de Castro, procedente de Córdoba, creó los seis candeleros de plata y las sacras en 1769 ubicadas en el altar del retablo. A su vez, el platero José Pérez es el creador de las grandes lámparas del Santísimo.

Este retablo fue consagrado el 7 de septiembre de 1775 y al día siguiente tenía lugar la primera misa. Conviene destacar la gran fama de la que gozó, sobre todo en los círculos cortesanos cercanos a su creador, Sabatini. Este quedó tan satisfecho de su obra que quiso destacarla con mayor luminosidad, dotándola de más luz. Para tal objetivo, cambió todas las vidrieras de color de la capilla, las retiró y las substituyó por vidrios incoloros en 1794.

Dibujo ilustrativo del proyecto

Anuncios

Una respuesta a “EL PRESBITERIO DE LA CAPILLA MAYOR SE RENUEVA

  1. No se hace uno idea con el dibujo ilustrativo, pero lo que parece que refleja da idea de la economía de una diócesis pequeña como la nuestra, y a la vez transmite una sensación fría y poco acorde con lo que debería irradiar un espacio sagrado donde se celebra la liturgia católica, “cumbre a la que tiende toda la acción de la Iglesia”. Espero que no se quiera repetir el fracaso estético de la capilla del Sagrario (Ayala Berganza), o el “altar-bloque” que han tenido que retirar por diferentes motivos en Ávila y otros lugares. Véanse algunos ejemplos de arte contemporáneo digno y lustroso en la catedral de Padua:


    Comprendo que es una decisión difícil que compagine actualización con tradición pero, prejuzgando por el dibujo, sería preferible que se quedara todo como estaba.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s